TRASTORNOS DE INICIO EN LA INFANCIA, LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA

Normalmente los padres son los primeros en observar cuando su hijo tiene un problema emocional o de comportamiento. Hay algunas señales que pueden evidenciar la necesidad de pedir ayuda psicológica:

  • Cambios importantes en el rendimiento académico
  • Malas calificaciones en la escuela a pesar de hacer un gran esfuerzo
  • Mucha preocupación o ansiedad excesiva, lo que puede manifestarse en su negativa para asistir a la escuela
  • Hiperactividad, inquietud, movimientos constantes…
  • Pesadillas persistentes
  • Desobediencia o agresión persistente
  • Rabietas frecuentes e inexplicables

Algunos de los trastornos infantiles más comunes son:

 

TRASTORNO DEL APRENDIZAJE:

psico-clinica-1Sabemos que cada niño sigue su propio ritmo en el lenguaje, pero hay signos que evidencia que algo no marcha bien. Si un niño de 2 años y medio no habla es importante discriminar sí: comprende el lenguaje (lo que se le dice), si hay alguna lesión neurológica sensorial (de la audición), motriz (el niño ha de poder “hacer” lo que oye) o cierto grado de déficit en los órganos de fonación, si cuenta con un nivel de inteligencia suficiente (lenguaje e inteligencia van muy unidos), si le rodea un ambiente adecuado (de buena estimulación), o existe algún problema de tipo psicológico que pueda estar influyendo en dicha adquisición (algún bloqueo emocional, como el nacimiento de un hermanito, por ejemplo). Si se observa alguno de estos puntos, será conveniente consultar al pediatra o especialista en cuestión (fonoaudiólogo, psicólogo).

 

TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD

psico-clinica-2Cualquier niño puede no prestar atención, distraerse con facilidad, actuar de manera impulsiva o ser hiperactivo a veces, pero el niño con este síndrome muestra estos síntomas y este comportamiento con mayor frecuencia y severidad que los otros niños de su misma edad o nivel de desarrollo. Los principales síntomas son:

  • Desatención: No prestar atención a los detalles, errores de descuido, parece que no escucha cuando se le habla…
  • Hiperactividad: Mover en exceso manos y pies, no ser capaz de estar sentado cuando se debe, parece estar siempre en marcha…)

 

TRASTORNO DE LA INGESTION Y DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

psico-clinica-3Hay diferentes trastornos relacionados con la ingestión de la comida

  • PICA: Ingerir sustancias no nutritivas
  • RUMIACIÓN: Consiste en regurgitar el alimento ingerido, volviéndolo a masticar para volverlo a engullir. Suele aparecer durante el 1er año de vida.

 

TRASTORNO DE LA ELIMINACION

psico-clinica-4La maduración nerviosa es condición indispensable para que pueda lograrse el control del pis o caca. Alrededor de los 18 meses, el niño puede anticipar la sensación de pipí y/o decir que está mojado. Sobre los 2 años, se inicia el control: primero de día, y algo más tarde de noche. Alrededor de los 4 años debe haberse logrado.

La enuresis es la emisión no voluntaria de orina por el día o por la noche, a una edad en la que se espera que haya control al respecto, es decir, más allá de los 3 a 4 años. La Enuresis puede ser primaria (si el niño nunca ha conseguido controlar su pipí), secundaria (si después de un período de control no consigue volver a él), diurna (si ocurre durante el día), nocturna (si ocurre durante la noche), y mixta (si ocurre en ambos momentos del día).

La encopresis consiste en que el niño hace sus deposiciones, repetida e involuntariamente, en lugares que no son adecuados para ello, a una edad en la que se espera que haya control al respecto, es decir, más allá de los 3 a 4 años

 

ANSIEDAD INFANTIL

psico-clinica-5Todos los niños sienten ansiedad. Es de esperarse y es normal que todo niño se sienta ansioso en ciertos momentos específicos de su desarrollo.

Si usted está preocupado porque las ansiedades de su niño se vuelven severas y comienzan a interferir con las actividades diarias de la infancia, tales como el separarse de los padres, asistir a la escuela y hacer amigos, debe de consultar a un psicólogo de niños y adolescentes u a otro profesional de la salud mental infantil calificado.

Un tipo de ansiedad que necesita tratamiento es la “ansiedad por la separación”. El asistir a la escuela generalmente es un evento excitante y agradable para los niños pequeños. Sin embargo, para algunos ello conlleva intenso miedo o pánico. Los padres tienen motivo de preocupación cuando el niño regularmente se siente enfermo o pide quedarse en la casa y no ir a la escuela con quejas físicas menores

 

DEPRESION INFANTIL

psico-clinica-6Puede presentarse como algo manifiesto o como un trastorno enmascarado por otro, y es labor de un buen diagnóstico dilucidar ello. En la depresión aparece, de forma brusca, un cambio importante en el comportamiento del niño respecto a cómo era hasta ese momento. Se observa un trastorno en su estado de ánimo. Si aparece de forma clara, el niño se muestra apático, sin interés por cosas que antes le atraían, triste sin causa aparente, sin capacidad de disfrute o de encontrar placer (o bastante disminuida), ansioso y agitado, muy irritable, con el sueño alterado (insomnio por la noche y, a veces, hipersomnia durante el día), muy fatigado, sin energía (sobre todo, por la mañana), con sus hábitos alimenticios alterados (generalmente hay pérdida del apetito, pero también se da el caso opuesto), con dificultades de concentración (afectándose su rendimiento escolar), con pensamientos recurrentes sobre el tema de la muerte y con elevado número de frases negativas sobre sí mismo.