Medicina de precisión: de aquí a 100 años, todos vivos

todos-vivos

MADRID. La innovación en salud y la medicina del futuro fueron grandes protagonistas en la última edición de South Summit. “Los wearables (dispositivos de cuidado personal), los expendedores rápidos de medicamentos, la ciencia de los materiales, los sensores, el análisis de datos, la robótica y la Inteligencia Artificial están transformando todos los aspectos de la asistencia sanitaria”, afirmaba en la competición internacional de startups Mir Imran, CEO y presidente de Rani Therapeutics.

Orphidia fue en esta ocasión la startup ganadora en una doble categoría, la de mejor equipo y la de Salud y Bienestar. Radicada en EE.UU, la compañía dispone de un dispositivo portátil para realizar análisis de sangre rápidos, cómodos y baratos. La solución, totalmente automatizada, permite hacer todas las analíticas comunes para constatar las funciones cardiaca, hepática, renal y tiroidea junto con los niveles de lípidos, electrolitos, hormonas y vitaminas. Todo ello en 20 minutos y partiendo de 1 gota de sangre.

Otra estadounidense, Veritas Genetics , estuvo presente en la competición. Esta compañía se dedica a la secuenciación del genoma acortando y abaratando el proceso de manera notable, tanto que puede analizar tu ADN por menos de 1.000 dólares. “Podemos secuenciar tanto partes específicas, por un precio aproximado de 200 dólares, como el genoma completo”, cuenta Zachary Fernandes,  responsable del desarrollo internacional del negocio. La intención es democratizar y popularizar estas pruebas para que, partiendo del conocimiento, cada cual tome la decisión que crea acertada. En ese sentido, la misión que asumen en Veritas Genetics es “promover ese conocimiento en la sociedad y que la gente entienda los beneficios que reportan este tipo de pruebas”.

La detección precoz

Conocer el componente genético ayuda, entre otras cosas, a saber la propensión de una persona a desarrollar enfermedades de carácter hereditario. En pruebas como éstas se basó Angelina Jolie cuando optó por la doble mastectomía debido a sus antecedentes familiares. La decisión fue controvertida pero permitió a la actriz asumir una actitud proactiva para minimizar el riesgo.

También la compañía valenciana Bemygene, que cuenta como aliada estratégica con Veritas Genetics, ofrece servicios avanzados para la prevención de determinados tipos de cáncer con asesoramiento genético. “Nosotros trabajamos en el diagnóstico precoz del cáncer mediante técnicas no invasivas”, explica Teresa Valdés Sánchez, CEO de la compañía y doctora en Biología Celular y Molecular.

“Abordamos las dos áreas, tanto el estudio hereditario como el diagnóstico precoz, pero nos centramos en la prevención”. Actualmente, disponen de 3 productos en el mercado, uno para la detección precoz del cáncer de colon, mediante una analítica de sangre, y otra prueba no invasiva, que se hace a través de la saliva, para detectar el riesgo de cáncer de mama y ovarios. Las pruebas sirven para descartar la presencia de las patologías referidas pero, en caso de sospecha, el diagnóstico debe ser validado por un facultativo y otras pruebas hospitalarias.

Es decir, que el modelo de negocio no es un B2C donde el cliente puede ir a la farmacia y comprarse el kit para hacerse la prueba por su cuenta. “Las pruebas se hacen siempre con asesoramiento y a través de un servicio médico”, dice Teresa Valdés. Para ello cuentan ya con el apoyo de numerosos centros y clínicas privadas y presencia comercial en toda España.

 En cuanto al estudio de predisposición genética en el desarrollo de una determinada patología, entiende la doctora que “la mejor forma de atajar un cáncer es prevenirlo. El estudio hereditario permite detectar el riesgo del paciente y, en función de eso, se puede pautar un seguimiento pesonalizado”.

Una técnica llamada a cambiar el mundo

Pero si hay una técnica que, según los gurús, va a revolucionar el mundo de la genética, en particular, y el de la salud, en general, es la CRISPR que se utiliza para la edición de genes, “como un corta y pega genético” que dice el tecnology Evangelist @Javiersirvent. La técnica, basada en la investigación de Francisco Martinez Mojica, de la Universidad de Alicante, permite agregar, interrumpir o cambiar las secuencias de genes específicos. Es decir, que el genoma podría cortarse en los lugares deseados –en esta caso los dañados-  y modificarse el ADN.

Nanomedicina

También la nanotecnología está haciendo aportaciones de valor al mundo de la salud. Así, hace unos días, Yolanda González y Edurne Imbuluzqueta se alzaban con el primer premio nacional del Programa Yuzz. Su startup, NanoCore Biotech, pendiente aún de constituirse, fue considerada por el jurado como el mejor proyecto. Enfocado inicialmente al campo de la oncología infantil, lo que han creado estas jóvenes investigadoras son nanopartículas que funcionan como cápsulas inteligentes.

 “Como empresa Bio, nos movemos en el campo de la nanomedicina- dice Yolanda González. Lo que hacemos es encapsular nanopartículas lipídicas para administrar activos farmacológicos que llegan directamente al lugar deseado. De esta manera, conseguimos vehiculizar el tratamiento al punto exacto de la lesión, evitando la propagación indiscriminada por todo el organismo, con los consecuentes efectos secundarios, pero también aumentamos la eficacia del tratamiento al concentrarse sólo en la zona de interés”. En principio, ellas lo están aplicando al cáncer infantil, pero la solución podría ser útil para cualquier otro tipo de enfermedad así como para otros sectores como la cosmética o el agroalimentario.

Otros, como Nanotargeting http://www.nanotargeting.eu/ , una spin-off del Institut Català de Nanotecnología, lo que conducen es una solución con nanopartículas de oro como nueva terapia para combatir tumores malignos.

La robotización

También dentro de las tecnologías emergentes, se habla de la nanorrobótica. Aplicado al mundo de la medicina, dispositivos enanos podrían ser inyectados en el paciente con la misión de identificar y destruir células cancerígenas evitando así su propagación. Más cerca, sin embargo, parece estar su uso para la administración de productos farmacológicos.

Tampoco los quirófanos se libran del robot. Empezaron a proliferar hace tiempo, pero tal vez sea Da Vinci, el más popular de todos. Utilizado, especialmente, en intervenciones de corazón, próstata y vesícula, en España ya son numerosos los centros hospitalarios que disponen de él, tanto públicos como privados.

Tres son las principales ventajas que se le atribuyen a la cirugía robótica: la invasión mínima quirúrgica y, en consecuencia, el acortamiento del periodo de recuperación; la precisión; y el control remoto del cirujano quien opera a varios metros –a veces kilómetros- del paciente. Sólo queda esperar que no se vayan mucho más lejos porque, por mucho que se nutra de la tecnología, la medicina sigue sin ser una ciencia exacta.

Fuente: www.valenciaplaza.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *