Detenido un hombre por falsificar recetas médicas

1473939932_544822_1473940880_noticia_normal_recorte1

La Policía Nacional ha detenido a un hombre como presunto autor de un delito de falsedad documental y otro contra la salud pública. El arrestado falsificó al menos 169 recetas médicas mediante la manipulación de recetas originales de médicos colegiados. Gracias a esa práctica ilegal consiguió que varias farmacias del distrito de Fuencarral le dispensaran 7.000 comprimidos de uso restringido, que son aquellos que requieren justificación médica para ser facilitados.

La investigación se inició en abril después de que varios médicos colegiados y farmacéuticos denunciaran los hechos. Los profesionales informaron de la posible falsificación de varias recetas y, con ellas, la obtención fraudulenta de medicamentos psicotrópicos en varias farmacias del distrito de Fuencarral. Los agentes comprobaron que el arrestado había falsificado gran cantidad de recetas consiguiendo, en tan solo cinco meses, unos 7.000 comprimidos de manera ilegal.

Las investigaciones llevadas a cabo por la Comisaría de Fuencarral – El Pardo determinaron que el ahora detenido vivía en las inmediaciones del distrito de Fuencarral ya que era en farmacias de esa zona donde obtenía los medicamentos. Todos los negocios a los que acudía estaban próximos entre sí y eso ayudó a su localización y posterior detención, que se produjo la semana pasada.

“Muy fácil de falsificar”Asunción Rosado, vicesecretaria del Colegio Oficial de Médicos de Madrid, ha indicado a EL PAÍS que la práctica que llevaba a cabo el detenido “es un fraude que deberá ser denunciado y juzgado”. “Es un delito poco frecuente” que, en su opinión, debe ser perseguido. Sin embargo, ha rechazado que su organización, que representa a más de 42.000 médicos de la región, se vaya a personar en el caso como acusación. “El colegio aquí no interviene porque el arrestado es ajeno a la profesión. Otra cosa sería que el delito lo hubiese cometido un colegiado. Entonces intervendría la comisión deontológica”.Sobre la práctica ilegal del arrestado, Rosado asegura que las recetas y los sellos “se suponen que están custodiados y bajo llave. No se tiene un fácil acceso a ellos”. Sin embargo, la dirigente reconoce que el sello que utilizan los galenos es “muy fácil de falsificar”. “El de la sanidad pública es un sello normal y corriente que no lleva más que el nombre y el CIAS, que es el código que utiliza cada médico”. En la sanidad privada, Rosado subraya que es “más fácil” falsificar recetas porque “son blancas con una serie de datos y se puede copiar bien en cualquier imprenta”.

En julio, la Guardia Civil ya detuvo a un hombre en Baleares por falsificar recetas durante un año y usurpar la identidad de los médicos. En 2015, un hombre fue condenado en Zamora a seis meses de cárcel por falsificar una receta. Falsificó el papel médico con el fin de acceder a un medicamento que el facultativo no le recetó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *